lunes, 6 de junio de 2011

Los axiomas metafísicos

La distinción de los primeros principios surge, ante todo, de una consideración radical de la temporalidad de la existencia creada, en contraste con la índole originaria de la identidad del ser. Se concreta en la división del ser en creado e increado: la identidad del ser originario se distingue en primer lugar del mantenimiento en el ser del universo, que no es contradictorio. Y culmina al apreciar el sentido donal, interpersonal, de la creación; que reduce la causalidad a un primer principio respectivo tan sólo al universo.