miércoles, 23 de marzo de 2011

La transparencia del intelecto personal

Si al ejercer la operación cognoscitiva destaca el objeto conocido por ella, mientras que ella misma está latente…
Y si al manifestar la operación ejercida con el hábito adquirido late el yo…
Y si al ver-yo, mediante un hábito innato del intelecto personal, éste resta aún oculto…
En cambio el intelecto personal no puede alcanzarse reduciéndolo a su valor temático, como algo sólo conocido: puesto que él es el cognoscente; y no puede ser conocido más que como cognoscente, es decir, de acuerdo con su valor metódico.
Alcanzar la transparencia del intelecto personal exige esta conversión del valor temático del intelecto personal en el ejercicio de su valor metódico; la mutua reversibilidad del tema en método y viceversa. El hábito de sabiduría alcanza como tema al intelecto personal; que, por su parte, alcanza con su dimensión metódica la sabiduría.


¿Estais de acuerdo?